logo

Traslado

Llega la Semana Santa y la cofradía entra en ebullición; tras todo un año de espera se aproxima una nueva estación de penitencia de Ntro. Padre Jesús. El Lunes Santo se celebra un solemne Vía Crucis en la capilla de la cofradía, y el Martes, tras la celebración de la Eucaristía, se dispone a la Sagrada Imagen para su exposición pública y recepción de la ofrenda floral de los arriateños, que desde 2001 – fecha oficial en que se conformó este acto -se dirigen en masa a depositar sus flores a los pies del Nazareno. En la tarde del Miércoles Santo tiene lugar el sorteo de horquilleros, en el que, ante el capataz del trono de Ntro. Padre Jesús, se designa a los hermanos que lo portaran tanto en la procesión de la mañana como en la de la noche; una práctica que, impuesta en torno a la pasada década de los setenta, anuló la antigua tradición, según la cual los hombres que pretendían tener el honor de portar a la sagrada imagen se personaban la noche anterior a su salida en la iglesia para atar un pañuelo a uno de los varales del trono señalando el lugar que ocuparían a la mañana siguiente.

Finalmente es Jueves Santo y todo está preparado. Raya el alba, son las 6:30 de la mañana y el Hermano Mayor de la cofradía se dirige a la puerta de la capilla del Nazareno; no hay lugar para nadie más en la calle La Fuente. Llama a la puerta y a la voz de “Paso a Jesús Nazareno” se abren las puertas; ahí está Ntro. Padre Jesús, que desprovisto de su Cruz y con las manos atadas, representando el momento iconográfico de Jesús Preso, aguarda a recorrer las calles de Arriate. El primer penitente en salir a la calle porta la Cruz Guía y tras él un interminable río de capirotes blancos y largas colas moradas arrastradas por el suelo que llegará a alcanzar casi el kilómetro de largo.

Ntro. Padre Jesús, Jesús Cautivo, está en la calle, y comienzan a oírse los sones de magníficas bandas de música. Sonidos que a la largo de la historia han supuesto uno de los signos distintivos de la Semana Santa de Arriate, que año a año, en un afán de superación que nace de la rivalidad entre sus dos cofradías, han conducido hasta esta pequeña población a algunas de las bandas más relevantes y pintorescas de toda España; una larga nómina que, en el caso de la Cofradía de Ntro. Padre Jesús, podemos esbozar citando las siguientes: Banda Sinfónica del Cuerpo Superior de Policía de Madrid, Banda de Cornetas y Tambores del IV Tercio “Alejandro Farnesio” de la Legión de Ronda, Banda del Sagrado Corazón de Madrid, Banda de Cornetas y Tambores del Regimiento de Marina de Cádiz, Banda de la Escuela de Guardia Jóvenes de Valdemoro, Asociación Filarmónica “Ntra. Sra. del Carmen” de Salteras (Sevilla), Agrupación Musical Aureliano del Real de Ronda, Banda de Música de Herrera (Sevilla), Agrupación Musical de Ntro. Padre Jesús de la Piedad en su Presentación al Pueblo de Jaén, Banda de Cornetas y Tambores de Ntro. Padre Jesús Cautivo de Sevilla, Banda de Cornetas y Tambores “Coronación de Espinas” de Córdoba, o la Banda de Cornetas y Tambores Ntra. Sra. del Rosario de Arriate.

El itinerario es prácticamente el mismo desde el siglo XVIII (con la diferencia de que antes salía desde la parroquia), si bien han cambiado muchas de las maneras y tipos que el cortejo incorporaba hasta finales del siglo XIX o principios del XX, cuando (lo podemos comprobar en una antigua fotografía de finales del XIX) el trono de Padre Jesús iba acompañado de palio de respeto y el cortejo aún contaba con la concurrencia de diversas figuras alegóricas de la Pasión, que eran encarnadas por cofrades ataviados con máscaras; similares, por poner un ejemplo muy conocido —aunque en grado muy diferente—, a las conservadas en la Semana Santa de localidades cordobesas como Puente Genil o Baena. Representaciones con origen en la litúrgica teatralizada del barroco, que en el caso de la cofradía del Nazareno de Arriate incorporaban al cortejo de su estación penitencial las figuras de judíos y sayones que increpaban a Jesús, la de la Verónica, María Magdalena, Judas o las alegorías de la Virtudes Teologales (Fe, Esperaza y Caridad). Una catequesis visual e itinerante de la que sólo se ha conservado la presencia de un escuadrón de romanos y la recuperada —aunque desvirtuada— Bendición desde lo alto del Callejón; una tradición, también de origen dieciochesco, que según aportación de las fuentes orales se celebrada en el lugar conocido como los “Molinitos’ desde donde la figura de Ntro. Padre Jesús, cuyo brazo derecho estaba pensado para poder ser articulado a voluntad mediante un sistema de cordajes, impartía su Bendición al pueblo, que se aglomeraba en la margen opuesta del río Guadalcobacín.”

Sobre las 11:00 de la mañana regresa Jesús Cautivo a su capilla, donde, nada más entrar, comienzan los preparativos para su segunda salida penitencial, que tendrá lugar a las 22:00 horas. Una Estación de Penitencia que Padre Jesús realizará en un trono diferente al utilizado en la mañana, soportando el peso de la Cruz en su hombro izquierdo, con la ayuda de Simón de Cirene y acompañado por la Virgen de los Dolores, con la que tendrá un emotivo encuentro en la plaza de la Constitución, momentos antes de entrar en la parroquia el trono de Ntro. Padre Jesús y en la capilla la de la Ntra. Señora de los Dolores.

  • Comparte

Los comentarios están cerrados.