logo

Procesión

Jueves Santo en Arriate que, a lo largo de los años, ha visto sucederse hechos relevantes recordados por todos sus cofrades. Así, son de especial mención el del año 1981, en el que una avioneta del ejército arrojó una lluvia de pétalos sobre la imagen de Padre Jesús cuando atravesaba el Callejón, o el de 2003, cuando la cantante Pasión Vega, como una devota más en la noche del Jueves Santo, dedicó una nana al Nazareno.

Una de las singularidades más evidentes de esta cofradía la suponen sus hábitos, que a lo largo de los siglos, y a pesar de sus modificaciones, han sabido conservar dos rasgos singulares que los convierten en retazos cargados de historia, simbolismo y artisticidad: su larga cola arrastrada por el suelo y sus cinturones. La cola, que surgió entre los hábitos nazarenos allá por el siglo XVI, cuando los penitentes que conformaban los cortejos procesionales se dividían aún entre los de luz (que portaban cirios) y los de sangre (disciplinantes, aspados o empalados), se comenzaría a usar en la Cofradía de Ntro. Padre Jesús Nazareno de Arriate desde el momento de su fundación, en pleno siglo XVIII, y desde entonces viene siendo pieza capital en el hábito de sus hermanos; un componente cargado de simbolismos en consonancia con los predicamentos piadosos y expiatorios que impuso la contrarreforma barroca. Sentidos múltiples que se pueden dividir en tres. El primero se refiere a la profilaxis espiritual del penitente, que en su andar deja atrás sus culpas y pecados, identificados en la cola del hábito, que a su vez se impregna de la inmundicia pecadora visible simbólicamente en la suciedad que la cola recoge de las calles por la que pasaba. El segundo sentido también tiene relación con la limpieza del pecado, pues la suciedad física y espiritual que arrastran las colas, dejando al penitente y a su entorno físico libre de pecado, crean la pulcritud necesaria para el paso de la Sagrada Imagen que tras ellos viene, actuando estos penitente como verdaderos barrenderos espirituales que permiten que Jesús, portado y cortejado por hombres, no pise jamás su inmundicia pecadora. Por último, la cola es también un símbolo empleado a la hora de la muerte, pues en su origen, era utilizada por las cofradías y hermandades para cubrir los cuerpos de sus hermanos difuntos de pies a cabeza, de ahí su longitud, que de ese modo daban el paso definitivo hacía Jesús llevando consigo los pecados de su existencia física y penitente.” Un rico legado simbólico y espiritual que, aún siendo común a muchas hermandades y cofradías de antigua fundación, se ha conservado en muy pocos lugares siguiendo su prístina disposición, que no es otra que la de portarse, suelta, arrastrada por el suelo (caso de Aguilar de la Frontera, en la que la lucen, como en Arriate, todas sus hermandades, o Granada, donde persiste en su uso gracias a los penitentes de la hermandad del Silencio).

De otro lado tenemos los cinturones, que aún sin contar la profunda significación histórica, y simbólica, de la cola, es otra de las “joyas” de la cofradía, que sustituiría a los primitivos de esparto a partir del siglo XIX. Anchas piezas de terciopelo morado bordadas en hilo de oro y seda, y con aplicaciones de pedrería y lentejuelas (existiendo casos peculiares en los que se presentan pintados al óleo), que reproducen, en gran variedad de formatos y diseños, diferentes motivos vegetales y heráldicos relacionados con la cofradía (principalmente su escudo), la devoción a Jesús Nazareno (visible en su emblema) o el Sacramento de la Eucaristía (en forma de ostensorio). Piezas únicas, pues cada uno de ellos es diferente a los demás, que han sido elaboradas por cientos de artesanas anónimas que, de generación en generación, han sabido conservar su singular y rica artesanía. Un componente del hábito nazareno de Arriate (pues es compartido con la hermandad del Stmo. Cristo de la Sangre) que, en casos particulares, ha dado lugar verdaderas obras maestras del bordado con más de un siglo de antigüedad; que cada cofrade guarda como una joya de incalculable valor sentimental que legará a su descendencia.”

  • Comparte

Los comentarios están cerrados.