logo

Cultos

Los cultos que la cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno dedica hoy a su titular están recogidos claramente en sus Estatutos(1). Entre sus fines está, en primer lugar, el de dar culto público y asiduo a Dios Nuestro Señor Jesucristo y a su Santísima Madre la Virgen de lo Dolores, representados en nuestras Sagradas Imágenes.
Queda claro pues, que uno de los fines esenciales e irrenunciables de las hermandades es el de dar culto público a Dios y a la Virgen María, en sus advocaciones particulares. Esto debe saberse con claridad ya que algunas de las críticas que se hacen a las cofradías y hermandades provienen del desconocimiento de sus fines. El culto a sus titulares es “lo suyo específico” estando lógicamente obligadas a realizar otras funciones (caridad, formación, catequesis) ineludibles para poder estar en línea con las exigencias de la Iglesia hoy en día.
Las hermandades tienen, en honor a sus titulares principales, fundamentalmente cuatro formas de cultos: novenas, septenarios, quinarios y triduos. Estos cultos se rematan con la Función Principal, llamada de Instituto, y solemne besapie que, en nuestra cofradía, se celebra el primer viernes de marzo.
La Función Principal consiste en Misa solemne con Sermón, y al Ofertorio Protestación de Fe, con juramento solemne de creer y defender las verdades más fundamentales de nuestra religión, con especial referencia a la defensa de la pureza inmaculada de la Virgen.
En realidad, los ejercicios de piedad (ya que no son otra cosa las Novenas, Quinarios, Triduos y demás) tenían antiguamente un sentido de preparación, durante el cual mediante el Sermón, único medio de la Iglesia para transmitir sus mensajes evangélicos en aquellos tiempos, y mediante la meditación de los misterios de la Pasión, se invitaba al cofrade a una conversión, que culminaría recibiendo los Sacramentos del Perdón y de la Eucaristía en la Función Principal, que por eso recibía tal nombre. La celebración de la Eucaristía no es pues esencial en los ejercicios de piedad, aunque si es la culminación de esos cultos. En este sentido, podría afirmarse que la llamada Función Principal sólo lo es en la mayoría de los casos por la solemnidad o tradición, ya que en sentido estricto, al celebrar siempre la Eucaristía en rigor, no puede decirse de una Eucaristía que sea más principal que otra.

(1)Regla 10.

El culto, sobre todo público, es el fin distintivo especial de la Hermandad. Su celebración no se reduce solo a la procesión y los actos especiales que, con ocasión de la Semana Santa o de la Festividad de nuestro Sagrado Titular, se dedican una vez al año, sino que se extiende a lo largo del ejercicio anual para mantener vivo el espíritu de los Hermanos, poniendo especial interés en la participación de la Misa dominical.

Regla 11.

La Junta de Gobierno, de acuerdo con el Director Espiritual, confeccionará para cada año un programa de cultos.

Regla 12.

Los Cultos a Nuestros Sagrados Titulares se celebrarán en la Parroquia de San Juan de Letrán, dando comienzo con un Novenario en Honor a Nuestro Padre Jesús Nazareno, nueve días antes del 3º domingo de Cuaresma, culminando la fiesta de la Hermandad el 3º Domingo de Cuaresma. Del mismo modo se establece un Triduo en Honor a Nuestra Virgen de los Dolores, así como Solemne Besapie en Honor a Nuestro Sagrado Titular, celebrado el primer viernes de marzo. El Lunes Santo se celebrará en la Capilla de la Hermandad, Piadoso Vía-Crucis y el Martes Santa Eucaristía por todos los Hermanos Difuntos en la citada Capilla.

Regla 13.

Se recomendará a los Hermanos que practiquen la devoción de visitar a Nuestro Padre Jesús Nazareno todos los primeros viernes de cada mes, en los cuales se celebra la correspondiente Eucaristía en memoria de los Hermanos difuntos de nuestra Hermandad.

Regla 14.

El primer viernes de Marzo de cada año, se celebrará la Eucaristía, quedando expuesto Nuestro Padre Jesús Nazareno durante todo el día para su devoto Besapié, al que acudirán todos los Hermanos.

Regla 15.

a) Todos los años, en la festividad del Dulce Nombre de Jesús, se celebrará la Eucaristía en honor de Nuestro Padre Jesús Nazareno, el día 2 de Enero.

b) A este acto asistirán todos los Hermanos, y muy especialmente los que hayan causado alta en la Hermandad durante el año en curso, los cuales recibirán la confirmación como tales, entregándoseles un ejemplar de los presentes Estatutos.

c) En el ofertorio de la Eucaristía del día del Dulce Nombre de Jesús, se presentarán ante el Altar las acciones realizadas por la Hermandad.

Regla 16.

a) Todos los años, la Junta de Gobierno queda obligada a preparar un Solemne Novenario en honor y culto de Nuestro Padre Jesús Nazareno, que comenzará el viernes de la segunda semana de Cuaresma. Dicho Novenario concluirá el sábado de la tercera semana de Cuaresma, con asistencia obligatoria de todos los Hermanos.

  • Comparte

Los comentarios están cerrados.